LA ARMONIZACIÓN DE AULAS Y HOGARES

La armonización de aulas y hogares


Consiste en mantener la higiene física diaria de los lugares donde se encuentran los niños y niñas, cuidando sobre todo las esquinas y moviendo los muebles y los objetos. Limpiar todo, como dice el Feng Shui, tirar todo lo que no sirve o que está roto o dañado, arreglar, pintar. Sólo cuando el lugar esté limpio y ordenado, y una vez eliminadas -con cariño- las cosas que disturban y que literalmente nos agotan la energía, podemos eventualmente servirnos de:

- Perfumes, esencias, inciensos, olores no demasiado
fuertes ni químicos. En las escuelas tratar de que sean los mismos alumnos los que trabajen sus productos aromáticos. Ellos mismos lo pueden hacer con los recursos del medio.
- Velas y móviles que incluso pueden ser confeccionados en los talleres de manualidades del mismo colegio. Tener precauciones con las velas. Los niños y niñas de la ciudad sienten mucha atracción por el fuego y a veces no saben manejarlo porque no se les enseña en la vida diaria. Es aconsejable colgar móviles con los cinco sólidos platónicos en el salón, así como colocar mandalas en las paredes.
- Trabajos con colores, luces, volúmenes, texturas.
- Piedras y cristales, lavándolos regularmente.
- Plantas y flores frescas.

Para los niños y niñas pequeños, dejarles que tengan un rincón mágico para colocar sus tesoros: hojas, piedras, palos,ostras, plumas, caracoles. Si es posible tener mascotas, por lo menos peces, plantitas y semillas germinando en el aula. Promover el uso de juguetes y objetos que estén hechos con materiales naturales y no plásticos y sintéticos. Tener para ellos un rincón con alfombra y almohadones donde se pueden echar, dormir, leer o trabajar acostados.

Tener especial cuidado con los lugares donde están los recién nacidos: que estén muy limpios y libres de todo objeto viejo, inútil, ruidoso; de televisión, radio, teléfonos móviles. Asegúrense de que el sol llegue a los cuartos de los niños y niñas así como en las aulas escolares.

Sandra Aisenberg y Eduardo Melamud recomiendan lo siguiente en cuanto a la armonía del ambiente:

Es necesario mantener las cosas organizadas y en armonía alrededor [del niño o de la niña]; esto les permitirá procesar y recibir la información de manera s fácil y clara. Por ello prefieren los ambientes en los cuales se despliega una amplia gama de colores armónicos y, si es posible, haremos que estén acompañados de piedras y cristales.  Su habitación, que es el ambiente en el cual descansan, debería tener una enera tranquila, estable y estar pintada de un color claro, evitando las imágenes fuertes. Hemos visto algunos casos en que los niños se sintieron enfadados o confusos al haberse alterado el orden que ellos mismos habían impartido a sus objetos, juguetes o muebles. Incluso, a veces pueden parecer obsesivos. Aconsejamos proporcionarles un espacio en el cual puedan generar su propio orden específico y respetarlo, ya que ellos generan una enera que les permite encontrar allí su propia identidad y estabilidad emocional. (Aisenberg, 2004:113)

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal



SEGUIR POR E-MAIL!

Datos personales

Mi foto
Perito Agrónomo. Prof. de Nivel Inicial, Estudiante de Lic. en TiC's, Cursando Seminario de Pedagogía Waldorf,

SEGUIME...


Recent Comments