LOS VALORES EDUCATIVOS DE LOS CUENTOS



 Aunque existen multitud de programas infantiles y gran oferta de juegos y juguetes destinados para las edades infantiles, el cuento sigue siendo el gran protagonista entre los más pequeños, debido a la... magia y fantasía que despierta en ellos. Los maestros y los padres debemos intentar acercar cuentos a los niños y niñas, para que así lo utilicen como un medio para aprender y disfrutar ya que ocupan un lugar fundamental en la vida de la infancia y tienen gran importancia en el desarrollo emotivo-afectivo, intelectual y lingüístico.
Existen cuentos de los cuales los niños nunca se cansan, esto se debe a que los cuentos conectan directamente con su mundo interior, con sus miedos, emociones, dudas y preguntas. Debemos aprovechar estas cualidades para convertirlos en un instrumento educativo que nos ayudará a ofrecer a los niños una serie de valores educativos al acercarles las historias o ficciones a las mentes infantiles que las escuchan.

Los valores educativos que se proporcionan a los niños a través de los cuentos, son los que a continuación se exponen:

- EL AFECTO. Cuando un padre o una madre le cuenta un cuento a un niño, le dicen, sin decírselo con palabras: Te cuento este cuento porque te considero, porque te valoro, porque te tengo en cuenta, es decir porque te quiero.

- EL ACERCAMIENTO A LA REALIDAD. Los cuentos no sólo satisfacen necesidades afectivas, sino que propician también de deseo de saber y de explorar. Hay personas que opinan que los cuentos son mentiras. Sin embargo los cuentos llevan a la verdad a través del laberinto de la imaginación.

- EL DESEO DE FUGA. Los buenos cuentos permiten que los niños se acerquen a la cruda realidad del mundo en el que vivimos, a la vez le permiten liberarse de la tensión que les produce esa misma realidad. Les permiten fugarse de ella, alejarse de la opresión de lo cotidiano, de las normas, los avisos, las recomendaciones y las recriminaciones.

- EL ACERCAMIENTO A LA PALABRA. Los cuentos están construidos con palabras, llenas de significado y con sentido y a través de ellas favorecemos el lenguaje de los niños.

- LA IDENTIFICACIÓN. Los niños y niñas se ven reflejados en los cuentos como si estuvieran viéndose en un espejo. Ven, como otras personas pasan por situaciones similares a las suyas y se identifican con ellos. Esos personajes y las situaciones por las que pasan les dan clavas para entender lo que ellos mismos sienten.

– El DESEO LECTOR. Si a los niños y niñas le contamos cuentos que les fascinen, desearán, cuando aprendan a leer, seguir leyendo ellos solos, porque estarán seguros de que en los libros hallarán todo tipo de historias fascinantes y divertidas.

- LA ADQUISICIÓN DE CONOCIMIENTOS. Los cuentos no sólo dan explicaciones vitales a los niños, también le suscitan todo tipo de preguntas. Las preguntas son el inicio del conocimiento, son como un motor de la conducta exploratoria.

- LA ATENCIÓN. Los niños y niñas que escuchan un cuento que les gusta, escuchan con los cinco sentidos.

– IMAGINACIÓN Y FANTASÍA Los cuentos le permiten al niño y niña convertir lo fantástico en real y dar rienda suelta a su imaginación y fantasía.

– EL SENTIDO ESTÉTICO. Los cuentos facilitan la percepción de la belleza, del estilo, comunicado a través de la palabra o de las imágenes.

- UN CÓDIGO MORAL. Con el cuento se consigue una definición inicial del bien y del mal, en una toma de conciencia inmediata y concreta. Los cuentos constituyen una fuente de enseñanza no concretamente didáctica que proceden de forma natural de la propia vivencia de la historia.
- LA CREATIVIDAD. Los cuentos al situarse más allá de lo obvio y convencional, son la clave para entrar en la realidad por caminos nuevos y así conocer el mundo.

- MEDIADOR DE CONFLICTOS. Las situaciones y los argumentos y moralejas de los cuentos ayudan a resolver conflictos.

Todas estas características hacen del cuento un completo recurso educativo de que disponemos tanto padres como profesores para ayudarnos a la educación de nuestros niños.

http://actividadesinfantil.com/archives/8783
Ver más
- MEDIADOR DE CONFLICTOS. Las situaciones y los argumentos y moralejas de los cuentos ayudan a resolver conflictos.

Todas estas características hacen del cuento un completo recurso educativo de que disponemos tanto padres como profesores para ayudarnos a la educación de nuestros niños.

ENSEÑAR A RECICLAR A LOS NIÑoS DESDE BEBÈ

 

Reducir, reutilizar, reciclar y recuperar. Esta es la regla de las cuatro erres que debemos poner en marcha cada uno de nosotros para salvar y conservar nuestro planeta.
Reducir la cantidad de basura, reutilizar envases y bolsas, reciclar materiales como el plástico y recuperar materiales para volver a utilizarlos son algunas de las cosas que los padres podemos hacer para conservar el estado del planeta y que debemos enseñar a nuestros hijos.
Y es que a partir de los 3 años de edad, los niños ya pueden aprender a separar los residuos. Al principio, la enseñanza se produce mediante el ejemplo que ofrecen los padres al niño a la hora de separar los materiales (cristales, cartones, plástico…) en casa. Así, después podrá compartir el mismo comportamiento en familia, mientras aprende y se interesa por el reciclaje en la escuela y en su entorno.

¿Cómo enseñar a reciclar a los niños?

El reciclaje y los niños
Aunque todos tenemos conciencia de que es fundamental que las nuevas generaciones crezcan respetando el medioambiente, en el ámbito mundial el reciclaje aún es una asignatura pendiente en muchos hogares. Así, por ejemplo, según FIDA (Fundación para la Investigación y el desarrollo ambiental en la Comunidad de Madrid), en España sólo se recicla el 11 por ciento de los residuos, mientras que en otros países europeos como Holanda y Francia, ya se recicla de un 30 a un 50 por ciento de los materiales.
El sistema de colores para los contenedores es especialmente educativo para los niños. Existen cinco tipos de contenedores y cada uno tiene asignado un color para verter la basura. El azul es para papel y cartón, el verde para vidrio y cristal, el amarillo para el metal, los briks y los envases de plástico, el gris es para los restos de comida, es decir, para la materia orgánica, y aquí también se pueden tirar las plantas, las telas, la tierra, las cenizas, las colillas y los tapones de corcho. Además, existen otro tipo de contenedores complementarios para tirar restos de aceite, juguetes rotos y pilas.
Hoy por hoy, parece que el que no recicla es porque no quiere. Sabemos cómo hacerlo y ya tenemos los contenedores cerca de casa para que desplazarse no nos de pereza y sea la excusa perfecta para no hacerlo. Y es que si no nos esforzamos un poco todos y cada uno de nosotros seguirá siendo necesario utilizar entre 10 y 15 árboles para fabricar una tonelada de papel o usar mucha energía para mezclar arena, carbonato de cal y carbonato de sodio para obtener vidrio. Pero, sobre todo, llama la atención el tema de las latas. Reciclando el aluminio es posible ahorrar el 95 por ciento de la energía que se necesita para fabricarlo a partir de un mineral llamado bauxita.

Entradas antiguas



SEGUIR POR E-MAIL!

Datos personales

Mi foto
Perito Agrónomo. Prof. de Nivel Inicial, Estudiante de Lic. en TiC's, Cursando Seminario de Pedagogía Waldorf,

SEGUIME...


Recent Comments