EL JUEGO ES LÚDICO, PERO NO TODO LO LÚDICO ES JUEGO.

Esto nos obliga a aclarar que existe un obstáculo para el entendimiento del concepto ‘juego’ que proviene de una economía  de términos que realiza el idioma español. Veamos

Con el término juego, el castellano hace alusión al concepto de lúdico  como calificativo de una capacidad que tenemos los seres humanos (mas adelante definiremos)  y también hace referencia al juego como uno de los formatos en los cuales se presenta la posibilidad de desarrollar dicha capacidad. ( ver próxima ficha de estudio)
 
La lúdica como capacidad se entiende como una dimensión del desarrollo humano, siendo parte constitutiva del ser humano, como factor decisivo para lograr poner en marcha y enriquecer todos los otros  procesos que como capacidades puede realizar el ser humano.
La Lúdica fomenta entonces el desarrollo psico-social del ser humano, la adquisición de saberes, la conformación de la personalidad, y se manifiesta en  una amplia gama de actividades donde interactúan el placer, el gozo, la creatividad y el conocimiento.

Es la atmósfera que envuelve el ambiente del aprendizaje en cualquier orden de la vida, sea el de la Educación Formal, no formal o informal.
La Capacidad lúdica se desarrolla articulando las estructuras psicológicas globales tales como las cognitivas, afectivas y emocionales. Como toda capacidad es necesario desarrollarla para que se convierta en cualidad y hábito y no en una incapacidad por falta de uso. Como todo desarrollo humano implica poner en funcionamiento toda nuestra percepción a través de los seis sentidos.
La lúdica o JUEGO (de aquí en mas escrito con mayúscula diferenciándolo del juego como formato específico) es la capacidad que le permite  actuar  al ser humano cono un artesano en la fabricación de una zona de Di- versión ( en al cual puede darle otra versión a la vida exterior que se le presenta) .
Esa zona que fabrica es una zona  principalmente de CONFIANZA, pero también de  distensión frente al imperativo de LO REAL, es una zona de goce, de placer, propicia para el acto creador. 
Esta zona a la que el psicólogo Donald Winicott denominó transicional, se encuentra entre el caos y el orden, entre lo inconsciente y consciente, entre lo interno y lo externo, producto esto último, de los procesos de legitimación social y cultural en que se mueve el sujeto creador.
Desde la perspectiva anterior EL JUEGO no pertenece a una realidad psíquica interna, ni a una realidad exterior, sino que el JUEGO  a nivel del desarrollo humano, se encuentra en una zona transicional   propicia para el acto creador.  Es decir, lo que allí sucede no está sujeto a la lógica ni a reglas, sino que es un espacio libertario y sin más sentido que la creación  misma de uno mismo. 
De esta forma se podría afirmar que el JUEGO es el camino más corto que hay entre el reino de la posibilidad y el reino de la libertad. En el cruce de las dos zonas anteriores (interna – externa) se produce un auto ordenamiento que produce la acción misma de la LÚDICA, permitiendo que en dicho espacio el sujeto creador viole todo tipo de reglas existentes para poder producir un espacio del placer libertario que sólo se produce en el juego libre, permitiendo de esta forma gestar un lugar difuso o borroso, que no permite delimitar límites o espacios predeterminados. 

La libertad que produce lo lúdico  es la capacidad que tiene el ser humano de romper su orden simbólico y proponer nuevos modelos de acción y pensamiento.

 EL JUEGO como zona transicional   es paradójica, puesto que es, una zona que permite reafirmar al mismo tiempo lo interno y lo externo como ausencias y como presencias, similar a lo que ocurre en los sueños, es decir, donde se unen el caos y el orden para presentarnos un ambiente propicio a la libertad de nuestros pensamientos. 

La lúdica para desarrollarse debe estar  desprovista de toda preocupación funcional para que realmente el ser humano se introduzca en esos espacios de ‘trance’ – de goce libertario en el que sólo se puede entrar sin reglas, ni espacios prefijados.  . 

Algunos criterios que se pueden considerar para identificar las experiencias lúdicas:

1. La no-literalidad: las situaciones lúdicas se caracterizan por un cuadro en el cual la realidad interna predomina sobre la externa.

2. Efecto positivo: el JUEGO se caracteriza normalmente por los signos de placer y de alegría pero fundamentalmente de entre-tenimiento  ( el poder estar absorto entre dos tiempos , el interno o SUBJETIVO  y el externo o REAL)

3. Flexibilidad: las personas están más dispuestas a ensayar nuevas combinaciones de ideas y de comportamientos en situaciones lúdicas que en otras actividades de la vida ‘real’

4. Prioridad del proceso: en cuanto el sujeto juega, su atención está concentrada en la actividad en sí y no en sus resultados o efectos.

5. Libre elección: jugar en una zona transicional es del orden de la libertad. Sólo uno entra en ella o no entra, no nos pueden obligar a estar desde una dimensión lúdica.

6. Control interno: en el transcurrir de una actividad o experiencia lúdica  son los propios jugadores los que determinan el desarrollo de los acontecimientos.


A todo lo dicho anteriormente podemos agregarle, casi como una característica fundamental de la capacidad lúdica:  que siempre va acompañada de un sentimiento de tensión y alegría y de la conciencia de Ser de otro modo que en la vida corriente.

El desarrollo de esta capacidad, a la que comúnmente se denomina ‘el juego ‘ , y que nosotros nos referiremos como EL JEUGO  trasciende la infancia , y se expresa en la cultura en forma de rituales, en las competencias atléticas, en los espectáculos, en las manifestaciones folklóricas y en las expresiones del arte como el teatro, la música, la plástica, la pintura.

Las prácticas Lúdicas se identifican dos componentes básicos:
·         Uno, relacionado con la creación de situaciones imaginarias llevadas a la acción en un espacio tiempo determinado, mediante la cual el sujeto satisface, curiosidades, emociones y necesidades, en la interacción con otros sujetos;
·         el otro, relacionado con la presencia de símbolos que identifican objetos o situaciones reales.

 El desarrollo de la capacidad lúdica  es fundamentalmente una   acción simbólica 

La consecuencia de pensar la Lúdica desde la función simbólica, lleva a plantear que su esencia no existe en la acción propiamente dicha del juego y sus múltiples manifestaciones sino que reside en la sensibilidad del sujeto, en su conciencia y su imaginación creadora de símbolos Lúdicos recreados en las diferentes formas de la acción o expresión Lúdica.

 Aquí volvemos entonces a nuestra afirmación inicial:

El juego es lúdico, pero no todo lo lúdico es juego
La Lúdica es una dimensión de la espiritualidad del ser humano.  El sentido de lo Lúdico lo constituye la libre identidad de la conciencia del sujeto, con acciones que satisfacen simbólicamente las necesidades de su voluntad, sus emociones y afectos en busca de trascender una realidad objetiva que lo atrapa en su inmediatez y le proporciona felicidad.
fuente: Red Lúdica

posted under |

4 comentarios:

Virginia Méndez dijo...

Hola, me parece muy interesante tu post. me gustaria poder ahondar en el tema podrías dar mayor informacion acerca de tu fuente de consulta.
Gracias, saludos desde México

Anónimo dijo...

No mames cuales son los 6 sentidos solo conozco 5 tacto, vista, olfato, auditivo y gusto.

Anónimo dijo...

muy bueno pero falta las Fuentes para poder profundizar sobre el tema.. si puedes dar informacion sobre ellas se te agradeceria

Anónimo dijo...

EL SEXTO SENTIDO ES LA INTUICION (PERFECCIONADO EN LAS MUJERES PERO NO AUSENTE EN LOS HOMBRES XD)
EXCELENTE POST MUCHAS GRACIAS POR AMLIAR MIS CONOCIMIENTOS Y PROPORCINARME UNA NUEVA HERRAMIENTA PARA ENSEÑAR

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal



SEGUIR POR E-MAIL!

Datos personales

Mi foto
Perito Agrónomo. Prof. de Nivel Inicial, Estudiante de Lic. en TiC's, Cursando Seminario de Pedagogía Waldorf,

SEGUIME...


Recent Comments