A PENSAR!!

Filosofía para niños
Desde el nacimiento, los chicos tienen una actitud de indagación frente al mundo que los rodea: observan todo con atención, intentan tocar y acercarse a las cosas a través de los sentidos.
Y una vez que se familiarizaron con el lenguaje, comienzan a hacerse preguntas sobre sí mismos, sobre el mundo y la sociedad. Muchas veces, incluso, sorprenden a los adultos con cuestionamientos para los cuales ni siquiera ellos tienen respuesta. La Filosofía para Niños intenta mantener viva la curiosidad innata de los chicos y desarrollar su capacidad de pensamiento para que sean ellos mismos quienes encuentren sus propias respuestas a preguntas del tipo, ¿qué es el bien?, ¿qué es la verdad?, ¿qué es la felicidad?, entre otras que pueden considerarse "preguntas filosóficas".

"Los medios de comunicación tienden a aplanar el pensamiento y la imaginación transformando a los chicos en consumidores desde chiquitos. La Filosofía para Niños busca darle herramientas para que sean más activos frente al mundo que los rodea, que puedan cuestionar lo que se les dice y tengan sus propias ideas", dice Santiago, autor del libro Filosofía con los más pequeños. Fundamentos y experiencias editado por Novedades Educativas.
La Filosofía para Niños tiene origen a fines de los años '60, cuando el filósofo estadounidense Matthew Lipman comenzó a desarrollar un programa con jóvenes no universitarios que apuntaba a acercarlos a una práctica de la filosofía. El objetivo no era formar filósofos profesionales sino estimular el pensamiento crítico, creativo y sensible.
Luego de su experiencia con alumnos de escuelas secundarias, Lipman pensó que esta metodología podía aplicarse con niños desde los 6 años y, más adelante, sus colaboradores lo aplicaron con niños desde los 3 años.
"La técnica es siempre la misma. -explica Santiago- A partir de una lectura se les presenta a los chicos la posibilidad de reflexionar sobre diversos temas. Se trabaja con textos escritos especialmente para esta tarea; novelas en las que los protagonistas son chicos comunes, de la misma edad que el grupo escolar con el que se está trabajando, que viven situaciones cotidianas. Son pequeñas escenas donde aparecen cuestiones de la vida cotidiana, éticas o acerca de qué es la realidad, que funcionan como disparadores. El papel del docente es el de coordinar la discusión sin volcar sus propias opiniones", explica Santiago, autor de las novelas filosóficas para niños
Filomeno y Sofía, El libro de las Tortugas y En la tierra de los Dinosaurios.
Sin hacer una referencia directa a los textos y autores clásicos, estos textos presentan ficcionalmente los temas centrales de la historia de la filosofía. Por ejemplo, en El libro de las Tortugas se cuenta una historia de unas hormigas en el hormiguero que representa el mito de la caverna de Platón y en Filomeno y Sofía hay un pasaje que se llama Renato, el desconfiado que habla sobre un niño que representa a Descartes.
Si bien el programa de Filosofía para Niños fue creado para ser trabajado por docentes dentro del ámbito institucional, también los papás pueden estimular esta forma de pensamiento. Santiago sugiere leerles a los chicos un episodio de estas novelas antes de irse a dormir y darles a los chicos el espacio para que reflexionen pero, advierte, "sin bajarles línea". Recomienda utilizar las novelas escritas para ese fin ya que muchas veces los textos literarios son muy fantásticos y los chicos no logran identificarse con los personajes o tienen implícita una moraleja que indica cómo actuar frente a determinadas situaciones.
Estos textos relatan situaciones cotidianas vividas por personajes de ficción para que la distancia permita realizar un análisis más objetivo y que el pensamiento fluya con mayor libertad. Pero a los chicos las preguntas "filosóficas", éticas o metafísicas les surgen a diario, frente a sus propias vivencias.
Para Santiago, el lugar del adulto debe ser el de devolverle la pregunta e invitarlo a buscar juntos una respuesta. De lo que se trata es de mantener viva la curiosidad innata de los chicos y no cerrarla dándole respuestas tajantes como si se tratara de verdades absolutas.
"Los adultos tienden a darles a los chicos información innecesaria. Por ejemplo, cuando un chico pregunta qué es el sueño y el padre le responde en términos científicos 'es una actividad que hace el cerebro mientras nosotros dormimos'. Si, en cambio, profundizamos en sus planteos, si estamos atentos y dejamos que ellos puedan reflexionar y expresarse, tal vez su planteo se enriquezca. La idea es trabajar esa forma de pensamiento para que puedan ser críticos, creativos y sensibles desde una puesta en acto de ese pensamiento y no a partir de una información que reciben", dice Santiago.

Preguntas difíciles
Cualquier pregunta "filosófica" que hagan los chicos es difícil de abordar desde el punto de vista de los adultos. Pero sobre todo hay algunos temas que al adulto le generan conflicto: la muerte, el sexo, la guerra, entre otros.
"Cuando un chico pregunta sobre la muerte, el padre tiembla. Lo mismo pasa cuando, un poco más grande, pregunta por el sexo", describe el profesor Gustavo Santiago, investigador en Filosofía para Niños. "Lo mejor en estos casos es re-preguntar '¿por qué te surgió la pregunta?', antes que embarcarse en una respuesta complicada que al chico no le sirve para nada. Tal vez, si uno lo deja al chico que desarrolle su planteo se queda tranquilo y le genera menos conflictos.", dice.
El ejemplo más cercano en el tiempo es el caso de la última guerra en Irak, un tema del mundo de los adultos que los chicos recibieron como un impacto visual a través de los medios de comunicación. Santiago cuenta su experiencia en el jardín de infantes en el que trabajó el tema. "Lo primero que se hizo fue tratar de que no tuvieran miedo, -cuenta- que sepan que no les iba a caer una bomba en la casa, pero también que pudieran pensar por sí mismos cosas que pasaban en relación a la guerra y no simplemente repetir lo que decían sus padres"
.
ø Fuente: REVISTA PLANETARIO

LOS NIÑOS Y LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

¿QUÉ SE ENTIENDE EN NUESTRA CULTURA COMO INTELIGENCIA?




Un niño inteligente, o un alumno inteligente, desde esta óptica es el que puede resolver con mayor éxito y en menor tiempo posibles cálculos matemáticos, leer de manera comprensiva, utilizar un vocabulario amplio , recordar acontecimientos y definiciones.

Estas creencias sobre lo que se considera inteligencia, son tan fuertes que impiden que percibamos y valoremos todas las capacidades y aptitudes de nuestros hijos y de nuestros alumnos, obligándonos a no ver tantas maravillas de las que con seguridad son capaces…Creencias que persisten y no se ponen en duda a pesar de que , en reiteradas ocasiones , observamos de que no siempre las mejores puntuaciones en la universidad pertenecen a los que luego serán  los mejores profesionales.

¿No nos ha sorprendido que compañeros de nuestra escuela que eran denominados “malos” estudiantes fueran brillantes y creativos fuera del ámbito educacional? ¿No hemos sido testigos, en más de una ocasión, de que personas con alto rendimiento académicos, destacada en todo, o en casi todas las áreas del currículo escolar, lúcido y muy valorado por ello, no ha tenido éxito en el ámbito profesional, laboral o en otras cuestiones de su vida?


La teoría de las inteligencias múltiples es un modelo propuesto por Howard Gardner en el que la inteligencia no es vista como algo unitario, que agrupa diferentes capacidades específicas con distinto nivel de generalidad, sino como un conjunto de inteligencias múltiples, distintas e independientes. Gardner define la inteligencia como la "capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas".

Educar para la Vida...

Educar significa hacer el futuro, promover la salud, el amor, la conciencia. Toda instrucción es también formar a la persona, el carácter, los hábitos y la habilidad social del futuro adulto. El educador no recoge los frutos de su trabajo. Estos se manifiestan en los aciertos y en los problemas de la vida personal y de la comunidad social del mañana.Como todos queremos y anhelamos ese “futuro mejor”, es necesario que la educación del presente actúe contra las fuerzas de la teoría abstracta y de la maquinización burocrática, el cementerio de todos sus ideales.El profundo respeto por el ser de cada niño debe respetar el amor y el interés del docente por las necesidades del alma infantil, a cada hora y a cada paso de su desarrollo.
En las escuelas que siguen los principios de la Pedagogía Waldorf hay un esfuerzo por comprender mejor las leyes universales que rigen el surgimiento de las capacidades mentales, emocionales y evolutivas inherentes  a todo ser humano.

SOBRE EL BLOG...

Los niños y niñas de ahora presentan características comunes y únicas que nos obligan a un doble cambio. Por un lado inducen a los adultos que interactúan con ellos, en especial a padres y docentes hacia profundos cambios; por otro lado, retan a la sociedad a dar un giro esencial en la Educación, ya sea en el hogar, en el aula o en otros espacios.
Aquí encontrarás algunas metodologías y experiencias prácticas e innovadoras…
No hay un método que sea mejor que otro, se puede utilizar lo que cada uno considere necesario como herramienta; si queremos lograr un cambio en la educación, no hay que dudar en desarrollar experiencias alternativas por cuenta propia, ya que muchas experiencias arrancaron de experiencias personales y dieron resultado. Esto nos demuestra que el cambio es de base y no solo teórico.

LES COMPARTO ESTE VIDEO...ESPERO QUE LES GUSTE

posted under | 2 Comments
Entradas más recientes Página principal



SEGUIR POR E-MAIL!

Datos personales

Mi foto
Perito Agrónomo. Prof. de Nivel Inicial, Estudiante de Lic. en TiC's, Cursando Seminario de Pedagogía Waldorf,

SEGUIME...


Recent Comments